Imagen cuba

Amar a tu cultura es lo mismo que amar a la Patria

Pin It
Valorar
0 of 5 - 0 votes
Thank you for rating this article.

Amar a tu cultura es lo mismo que amar a la Patria

Por: Maya Quiroga

Cuando se menciona en Cuba al Guille Vilar de inmediato vienen a la mente programas emblemáticos de la llamada World Music como son A Capella y Música del Mundo. Pero este hombre de la cultura cubana es también un apasionado de la radio y uno de los grandes estudiosos de Los Beatles en la Mayor de las Antillas.

No en balde, el Guille Vilar asumió en el año 2011, la dirección artística del Centro Cultural Submarino Amarillo, un sitio capitalino  donde se recuerda la impronta del cuarteto de Liverpool y, en especial, la vida y obra del autor de Imagine.

Confiesa que no esperaba recibir el Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro por la obra de la vida: “Cuando me lo otorgaron para mí fue una sorpresa muy grande. Simplemente me he entregado a lo que creo, admiro y honro. Me siento muy orgulloso de haberlo recibido”.

En este año 2017, el Guille asume la difícil misión de ejercer como jurado del Premio de Periodismo Cultural junto a los periodistas Marta Rojas y Víctor Casaus. Sobre la responsabilidad que entraña decidir quién será laureado oficialmente el próximo 14 de marzo –en ocasión del Día de la Prensa Cubana–, conversamos con el Guille.

“En la sociedad cubana se entregan muchos premios en distintas ramas de la vida social y cultural pero para mí el premio José Antonio Fernández de Castro tiene una importancia tremenda porque siempre parto de esa frase inolvidable de Fidel Castro cuando dijo: "Lo primero que hay que salvar es la cultura".

“Esa frase sencilla y breve encierra todo un contenido relacionado con la vida entera de la sociedad porque este premio tiene que ver con la permanencia de una obra, como si fuera un faro, con la entrega de una persona o institución a la cultura nacional.

“Mientras más se abre Cuba al mundo más alerta debemos estar nosotros para no dejarnos engañar ni rebajar nuestros valores culturales porque junto con lo bueno que pueda venir del exterior nos llegan otras que no son tan buenas. Este premio creo que es un galardón sumamente prestigioso”.

¿Cuáles son los requisitos que va a valorar el jurado para la entrega del premio en esta nueva edición?  

 “Entre los requisitos está que sea una persona o institución que se destaque por su entrega, su impacto en la sociedad y la forma de asumir la cultura en los tiempos que corren. Cultura es sentir cuán importante es trasmitirles a tus oyentes o a tus lectores que tanto Beethoven como la rumba son valores esenciales para nuestro pueblo.

“Yo asumo a mi país con lo bueno y con lo malo pero nosotros, en tanto promotores de arte, tenemos que jerarquizar aquello que nos hace la vida mucho más placentera y llena de espiritualidad. Eso solamente lo logra el verdadero arte. Los demás placeres van a ser pasajeros, circunstanciales, coyunturales. Lo que queremos nosotros con este premio es entregárselo a alguien con un significado trascendente para la cultura cubana”.

¿Qué carencias  aprecia hoy en el periodismo cultural cubano?

Responder esa pregunta es, de alguna manera, un poco riesgoso. Prefiero decirles a mis colegas que lo más importante es la entrega a su trabajo diario. Independientemente de que te premien o no, uno debe mantener, como una bandera en alto, la defensa de los verdaderos valores culturales hasta las últimas circunstancias. Eso es muy enriquecedor, muy reconfortante. Amar a tu cultura es lo mismo que amar a la Patria.

¿Y la radio qué ha significado para el Guille?

La radio ha sido mi cueva, mi refugio. La radio es maravillosa, sobre todo si es en vivo te baja la musa y empiezas a hacer cosas que no tienen marcha atrás pero no me considero totalmente un radialista porque la televisión me encanta. También amo escribir lo que siento.

¿En qué proyectos está trabajando ahora el Guille Vilar?

“Un logro en el trabajo cultural es conservar lo que estás haciendo con el mismo amor y la misma entrega que comenzaste. Por ejemplo, el Submarino Amarillo cumple, en las primeras semanas de marzo, seis años. En mi opinión, y en la de muchos otros, está igualito.

“Uno llega y siente el mismo trato, el mismo servicio, la misma calidad musical. Queremos que los grupos sean cada vez mejores pero no tenemos que inventar nada nuevo. Como director artístico del Submarino Amarillo me reconforta mucho decir estas palabras.

“Voy a mantener los programas A Capella, Música del mundo, buscando obras sorprendentes para nuestros televidentes porque en la sensibilidad nuestra cabe todo lo bueno que hay y brilla en el mundo. A uno le puede gustar un grupo africano, o un grupo árabe que no conocía. De eso se trata: de enriquecer cada vez más tu panorama cultural a través de la música.

“Por otra parte, en la editorial enVivo del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), con la cual hice, hace unos años, el libro titulado Las muchas cuerdas de la cultura cubana, voy a publicar un segundo tomo que contiene un resumen de los numerosos artículos que he escrito para la prensa digital de nuestro país y que no han sido tan leídos como los de la prensa plana”.

Algo más que quiera agregar

 “Insisto en que una nación  sin cultura no tendría vida. Por eso estoy tan orgulloso de ser un cubano de estos tiempos porque, al igual que los otros colegas del medio, sabemos que la historia de nuestra Patria se puede recoger a través de la cultura.

“Estoy muy contento de haber estudiado, hace más de cuarenta años, la licenciatura en Historia del Arte. Hago muchas cosas y todo eso se puede resumir en la voluntad de entrega a los demás. Definitivamente amo lo que estoy haciendo. Eso me hace sentir pleno. Eso es bellísimo”.

Super User

Redes sociales  

Facebook

Youtube