Imagen cuba

Balance de trabajo del ICL: "La riqueza de esta institución son sus trabajadores"

Pin It
Valorar
0 of 5 - 0 votes
Thank you for rating this article.

Balance de trabajo del ICL:



Por Susana Méndez Muñoz

Fuente: Cubarte

La asamblea de balance del trabajo desplegado por el Instituto Cubano del Libro (ICL) durante el pasado año 2017 tuvo lugar en el Salón de Mayo del capitalino Pabellón Cuba.

Presidieron esta reunión Fernando Rojas Gutiérrez, viceministro de Cultura, Juan Rodríguez Cabrera, presidente del ICL, Rogelio Montero, asesor de Miguel Díaz Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC, así como otros directivos del ICL, y se encontraban presentes trabajadores, especialistas y un grupo numeroso de escritores y personalidades acreedoras de Premios Nacionales de Literatura, Edición y Diseño del Libro.

En el encuentro se manifestaron las principales deficiencias y limitaciones en  cuanto a producción editorial, promoción y comercialización del libro, temas que motivaron las intervenciones de los participantes.

Se apreció en todos los oradores una intencionada profundidad en la definición de las causas que atentan contra el funcionamiento del sistema editorial y en este sentido se señaló la situación de la industria poligráfica, que además de determinar un período de producción de solo tres meses en el año, se caracteriza por la falta de variedad en las materias primas con la consiguiente disminución de la calidad de los libros publicados.

A lo anterior se suma el retraso en la entrega a la industria de los títulos por parte de algunas editoriales por falta de identificación de su capacidad productiva y por un inadecuado flujo en el proceso de edición del libro, todo lo cual tuvo una expresión en la pasada feria, con una afectación en la presencia de novedades editoriales pues dejaron de imprimirse 66 títulos del plan previsto.

Entre los aspectos a superar en el período que se avecina en el trabajo institucional se subrayó la necesidad de articular adecuadamente las relaciones entre las diferentes entidades que tributan a la promoción del libro y la lectura y de garantizar una atención adecuada y puntual a los autores por parte de las editoriales.

En esta línea Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC abogó por la racionalidad en los planes editoriales y por «establecer jerarquías, fuera de todo voluntarismo y paternalismo, yo creo que estos son defectos que lastran al libro y a su visualización. (…) Hay que privilegiar a los autores, hay que protegerlos y respetarlos, porque son los que construyen nuestra literatura».

Asimismo se resaltó que las casas editoras tienen que reforzar el nivel de gestión con vistas a la concepción de planes que den respuesta real a las demandas del país y de los lectores, y ejercer un control riguroso de los cronogramas para las publicaciones.

Acerca de la promoción de igual forma se analizó el papel de los libreros y la situación de las 295 librerías que se encuentran funcionando en el país sin una adecuada imagen y sin el genuino ambiente literario que debe caracterizarlas.

Muchos de los presentes en la asamblea coincidieron en que es insuficiente la presencia sistemática de la literatura y del ejercicio de la crítica literaria en los medios de comunicación, y se refirieron a la afectación de la labor del Observatorio Cubano del Libro y la Lectura (OCLL) por la obsolescencia tecnológica que presenta.

También se apuntó que la promoción internacional del libro y los autores cubanos aun no ha alcanzado los niveles que merece la producción literaria nacional por su calidad y diversidad temáticas.

Se puntualizó que se requiere una restructuración del sistema nacional de la promoción del libro, teniendo en cuenta la perspectiva que abren los espacios digitales, acción imprescindible con vistas a despertar las expectativas de los lectores potenciales y a que finalmente las obras publicadas lleguen a sus manos.

Especial atención recibió el tema de los libros digitales de los cuales estuvo prevista la publicación total en el pasado año de 207 títulos, de los cuales solo vieron la luz 117; se manifestó que aun no existe una verdadera comprensión en algunas editoriales sobre de la importancia de desarrollar esta producción a pesar de que en el presente, en las ferias internacionales, un espacio relevante lo ocupa la literatura en este soporte por su alto reclamo, lo cual se expresa en los resultados de la comercialización electrónica.

Esta tendencia se avizora creciente para el futuro por lo que es un empeño rescatar esta producción en el 2018 y comenzar a crear una plataforma de comercialización electrónica para el libro cubano.

El presidente del ICL convocó a diseñar el trabajo del 2018 con objetividad y con la intención de resolver los problemas existentes; igualmente pidió una mejor atención para las personas que dedican su vida al libro y la literatura.

«Cuando premiábamos a los mejores trabajadores en la Biblioteca Nacional observábamos la riqueza que tiene esta institución que son sus trabajadores, sin grandes salarios, sin grandes cosas que obtener por el trabajo, laborando en condiciones difíciles y ninguno se ha rendido, han batallado. Tenemos que estar orgullosos de los trabajadores que tenemos».

Fernando Rojas reiteró que el libro y la literatura continúan siendo una prioridad para el Ministerio de Cultura por lo cual la subvención estatal a la producción editorial se mantiene por considerarse «una inversión en la política cultural del país», aseguró.

Más adelante hizo énfasis en la relación adecuada con los autores y el respeto a los mismos; en aprovechar todas las oportunidades «de poder hacer un buen libro» y convertir la presentación de las novedades editoriales en la feria en cada provincia en sucesos literarios por su valor desde el punto de vista promocional.

«Yo creo que el Instituto Cubano del Libro ha trabajado con mucha disciplina, con mucho tesón en condiciones muy complejas», declaró el viceministro de Cultura al final de su intervención.

Super User

Redes sociales  

Facebook

Youtube