Imagen cuba

Un elogio oportuno para el doctor Sergio Chaple por sus ochenta años

Pin It
Valorar
0 of 5 - 0 votes
Thank you for rating this article.

Un elogio oportuno para el doctor Sergio Chaple por sus ochenta años



Por Susana Méndez Muñoz

Fuente: Cubarte

El espacio “El elogio oportuno” que organizan el Instituto Cubano del Libro y la Editorial Arte y Literatura en su librería Fajad Jamís, de la habanera calle Obispo, tuvo como invitado al doctor en Ciencias Filológicas Sergio Chaple con motivo del arribo de este a sus ochenta años.

El anfitrión habitual, profesor Fernando Rodríguez Sosa, presentó al homenajeado que es licenciado en Lengua y Literatura Españolas por la Universidad de La Habana (UH),  y realizó en la década de los 60 estudios de postgrado en la Universidad Carolina de Praga.

Chaple, investigador, narrador, ensayista, crítico literario y traductor, ha tenido una intensa y fructífera vida laboral tanto en la UH como en el Instituto de Literatura y Lingüística donde fue Investigador Titular y en el Ministerio de Cultura; allí fue director Nacional de Literatura, secretario de la Comisión Nacional de Literatura, asesor de la Comisión Nacional Cubana de la Unesco, miembro de la Comisión Nacional Organizadora del Seminario Juvenil de Estudios Martianos, de la Comisión Nacional del Consejo Popular de la Cultura, y organizador y presidente de los Encuentros Nacionales de Talleres Literarios.

 

Rodríguez Sosa recordó, que en el mes en que se celebra el aniversario 165 del nacimiento de José Martí, es justo tributar a alguien como Chaple cuya obra ha estado fundamentalmente inspirada en las enseñanzas del Apóstol.

Chaple relató cómo llega de casualidad a la de la Escuela de Letras de la UH, en un momento en que laboraba en la Fábrica de Tabacos La Corona, de La Habana, pero al triunfar la Revolución asumió el deber de todo cubano de la época que era aprovechar las oportunidades que daba el país de superarse. «Nosotros somos la primera promoción de graduados de la nueva Escuela de Letras, del año 1966».

Su arribo a la universidad no tuvo que ver con el ambiente familiar, sin embargo su padre era un gran lector y Chaple aprovechó este hecho para leer «todo lo que me caía a mano, a veces lecturas que no eran para niños, para escándalo de los curas de Los Hermanos Maristas, donde yo estudiaba».

Luego evocó con agradecimiento al eminente claustro docente de la Escuela de Letras de su época de estudiante, que estaba integrado por Vicentina Antuña, Mirta Aguirre, Camila Enríquez Ureña, José Antonio Portuondo, Rosario Novoa, entre otros ilustres pedagogos e intelectuales.

Confesó que tampoco nunca había soñado con ser escritor pero que por una tarea de la Juventud Comunista, siendo estudiante de la Escuela de Letras de la UH en 1964 participó con un cuento en el concurso literario “Rubén Martínez Villena”, cuyo jurado estaba compuesto por Camila Enríquez Ureña, Graziella Pogolotti, y Roberto Fernández Retamar, y resultó ganador y lo mismo pasó en el Concurso Nacional Interuniversitario.



«Luego en el 67 ya termino el cuaderno de cuentos Usted sí puede tener un Buick, que fue finalista en el Premio Casa de las Américas y publicado por el ICL en 1969» recordó el doctor Chaple.

La lista de sus críticas y ensayos literarios es muy abarcadora y resaltan en ella los relacionados con la obra de Rafael María de Mendive y Alejo Carpentier, del cual ha investigado la totalidad de sus novelas de manera muy acuciosa.

A propósito reveló: «Espero que en homenaje a mis ochenta años, en octubre, salga publicado el volumen con los dos tomos que contienen el estudio de las nueve novelas carpenterianas».

A continuación intervinieron la narradora María Elena Llana y la investigadora Cira Romero, las cuales caracterizaron al homenajeado y a algunas de sus zonas creativas.

 

Romero, quien fue durante años compañera de Chaple en el Instituto de Literatura y Lingüística, destacó esencialmente la honestidad intelectual de este y su compromiso inquebrantable con la Revolución y se refirió a su amplia obra ensayística; además anunció que se presentará en abril por Ediciones Unión, su investigación sobre el importante narrador cubano del siglo XIX Ramón Meza (1861 – 1911).

Por su parte María Elena Llana hizo énfasis en la obra narrativa del homenajeado, en la cual, aseguró, «va dejando las huellas de la historia y de cómo la vivimos con mucho sentido del humor», y resaltó su maestría escritural en la manera de llevar al texto el habla de la calle y la descripción de  la Víbora y de Lawton, barrios en los cuales transcurrió parte de la vida del escritor.

Igualmente mencionó el cuento «De cómo fueron los quince de Eugenia de Pardo y Pardo», y jocosamente comparó lo que en él se narra con lo que ocurre en la actualidad con las quinceañeras en Cuba.

Hacia el final de sus palabras Llana subrayó:

«Chaple nos trae con sus cuentos una época reciente y a la vez lejanísima, pero que fue así, así la vivimos, así la sentimos y así va a quedar. Yo pienso que en el futuro cuando los investigadores e historiadores quieran analizar nuestro tiempo tendrán que consultar la historia y la literatura, que les va a descubrir tanto como la historia; así nos van a entender, nos van a querer, pero creo que nos van a querer más a través de la literatura».

Son muchos los reconocimientos que ha recibido el doctor Sergio Chaple a lo largo de su vida, entre ellos en 1974 el Premio Nacional Luis Felipe Rodríguez de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba por el libro de relatos Hacia otra luz más pura; en 1991 el Premio Nacional de la Crítica Mirta Aguirre por el ensayo «La primera publicación de Alejo Carpentier»; en 1992 el Premio Nacional de Ensayo Enrique José Varona, de la UNEAC, por el volumen Estudios de narrativa cubana, y en 2002 el Premio Razón de Ser, otorgado por la Fundación Alejo Carpentier.

En 1994 le fue otorgada la distinción Por la Cultura Nacional y en 1999 la Orden Carlos J. Finlay, la más alta distinción en el orden científico concedida por el Estado cubano.

El lado alegre del corazón, publicado por la editorial José Martí, el más reciente volumen de Sergio Chaple se encuentra a la venta en las librerías cubanas.

El espacio “El elogio oportuno”, concebido para homenajear a personalidades de las letras cubanas que cumplen aniversario cerrado a lo largo de un año, está inspirado en el aforismo martiano «El elogio oportuno fomenta el mérito y la falta del elogio oportuno lo desanima».

Super User

Redes sociales  

Facebook

Youtube